fbpx

La importancia del ahorro interno en la economía nacional

ver documento completo pdf

view pdf document

La teoría económica define al ahorro como la diferencia entre el ingreso disponible y el consumo. A nivel agregado, el ahorro consiste en el proceso mediante el cual una economía reserva una parte de los ingresos derivados de su producción y los utiliza para generar ingresos en el futuro. A pesar de sus variadas conceptualizaciones, el ahorro interno juega un papel fundamental en el desarrollo de los países ya que constituye la principal fuente de recursos para financiar actividades de inversión y generar proyectos de reforma estructural que promuevan el desarrollo socioeconómico.

En palabras del reconocido economista John Maynard Keynes, el ahorro desencadena un efecto positivo en el crecimiento económico de cualquier nación. La explicación sencilla es que los recursos proporcionados por prácticas de ahorro permiten la inversión adecuada en capital físico y humano, lo cual aumenta los niveles de productividad y, por ende, la producción total.

Existen distintos enfoques teóricos relativos al ahorro, pero para fines pragmáticos, se utilizará el ejemplo de los “tigres asiáticos” el cual es el más claro suceso para explicar los grandes beneficios que aporta la construcción de una cultura de ahorro en cualquier país. Hong Kong, Corea del Sur, Taiwán y Singapur demostraron que a pesar de bajos niveles de ingreso o PIB per cápita, el ahorro interno es posible y eficiente. Dichos países alcanzaron elevados niveles de ahorro superiores al 30% del Producto Interno Bruto en promedio, lo cual les permitió lograr crecimiento económico sostenido. Así, pudieron pertenecer al grupo de países recientemente industrializados a partir de la década de los 70s.

Como se puede observar en la gráfica adjunta, el grupo comprendido por los países de Asia han tenido un fuerte incremento, tanto en su tasa de inversión como de ahorro interno, y consecuentemente, del crecimiento económico. Para dicho grupo de países, la inversión alcanzó el 42,3% del PIB, mientras que la tasa de ahorro alcanzó el 43,4% del PIB. El efecto directo fue un incremento positivo del 6,5% en la variación interanual del Producto Interno Bruto.

Por el contrario, tenemos el caso de América Latina y el Caribe. Su dinámica en inversión y ahorro ha empeorado con el transcurso del tiempo. Su tasa de ahorro interno en la década de los 90s era del 18,5% del PIB y en 2014 alcanzó el 17,3%. Así, la tasa de crecimiento económico ha sido del 1,3%, lo cual son dos puntos porcentuales por debajo de la expansión económica global. De esta forma, queda demostrado la importancia que el ahorro interno tiene en el crecimiento económico.

Dificultades en la cultura de ahorro ecuatoriana

Para Ecuador y sus pares latinoamericanos existen varios factores que dificultan el proceso de ahorro interno. Entre los principales factores está las limitadas posibilidades de colocar el ahorro financiero ya que las imperfecciones de los mercados de capital están sumamente extendidas. En América Latina, los mercados financieros son menos desarrollados y existe un considerable grado de desconfianza hacia el sistema bancario. La práctica adoptada para elevar la tasa de ahorro consiste en un incremento atractivo de la tasa de interés como recompensa por ahorrar. Si embargo, debido a las limitaciones de liquidez y a la necesidad de cubrir los gastos de subsistencia, el impacto de dicha política no posee un efecto considerable.

De esta forma, cuando se requieren de recursos para proyectos de inversión en capital productivo, Ecuador y varios países latinoamericanos necesitan de asistencia externa. Así, se ha fortalecido la grave dependencia del ahorro externo. El caso más conocido fue la crisis de deuda de 1982. A finales de dicho año, las fuentes de financiamiento externo se cerraron para toda América Latina, lo cual paralizó la adquisición de capital productivo. El efecto inmediato fue una reducción drástica en la productividad agregada y la producción total de cada nación. Fomentar el ahorro interno es la única oportunidad que como países en desarrollo tenemos para evitar el riesgo constante de los fondos externos.

Mecanismos para estimular el ahorro

Como se ha demostrado, el ahorro interno es un factor fundamental para estimular el crecimiento económico. La teoría económica establece que para impulsar una cultura de ahorro en América Latina es imprescindible elaborar políticas que permitan el desarrollo del mercado financiero. Además, varios expertos aseguran que la disponibilidad de nuevos instrumentos financieros para la captación de recursos sería la mejor estrategia para optimizar la tasa de ahorro interno en cualquier país.

Desde hace varias décadas, los fundamentos macroeconómicos aseguran que un incremento en la tasa de interés podría elevar los niveles de ahorro en cualquier nación. Sin embargo, debido al comportamiento general de la sociedad ecuatoriana, dicha técnica no funciona como se esperaría. La realidad ecuatoriana es que únicamente cuando el gobierno tiene superávit fiscal o impone políticas de ahorro forzado (sistema de pensiones), las tasas de ahorro interno realmente tienen un incremento significativo.

De esta forma, ampliar los niveles de ahorro interno será una tarea imposible si no se ejecutan los siguientes cambios en el sistema financiero:

  1. Consolidación y permanencia de los cambios estructurales adoptados en los últimos años: es fundamental garantizar la estabilidad de los mercados financieros del Ecuador para mejorar los niveles de confianza en el ahorrista potencial.
  2. El desarrollo de nuevos instrumentos en el sistema financiero, acompañados de una adecuada regulación: desarrollar instrumentos financieros que se adecuen a las necesidades y al perfil de cada individuo permitirá incrementar las preferencias individuales hacia el ahorro y evitar el consumo inmediato.
  3. La apertura del sistema financiero a la competencia de nuevos intermediarios, tanto internos como externos: la flexibilización del sistema financiero aumentaría el nivel de competencia existente. De esta forma, existiría una amplia oferta de productos financieros que generen condiciones óptimas de ahorro en el país. Adicional, apoyar al Mercado de Valores a financiar empresas nacionales, permitiría transferir recursos desde los ahorristas directamente al sistema productivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos reservados, Plusvalores Casa de valores Ecuador

diseñado por labpublicidad

EnglishSpanish